Imprimir

Conferencia: La Formación Profesional dual alemana ¿válida para España?

Título:
Conferencia: La Formación Profesional dual alemana ¿válida para España?
Cuándo:
Mar, 20. Noviembre 2012, 19:00 h - 21:00 h
Dónde:
Centro "21 de Marzo", Salón de Actos - Tres Cantos, Madrid
Categorías:
Educación, Conferencias, Vídeo
Conferencia: La Formación Profesional dual alemana ¿válida para España?

Información del ponente

Nombre:
Esteban Rodriguez Vera, Ex-Director General de Trabajo


Lugar

Lugar:
Centro "21 de Marzo", Salón de Actos
Calle:
Calle del Viento, 2
CP:
28760
Ciudad:
Tres Cantos
Estado / Provincia:
Madrid
País:
Spain
Centro
Mapa:
Mapa

Descripción del evento

 

 

El ponente, Esteban Rodríguez Vera ha sido Director General de Trabajo, y en la actualidad es vocal del Consejo Económico y Social del Estado.

En España tenemos un sistema de Formación Profesional que se rige por una ley de 1971, y que contempla dos ciclos: F.P. reglada y F.P. para el puesto de trabajo. A pesar de ello, el paro juvenil en España es muy elevado.

En Alemania tiene un sistema de F.P. que lleva funcionando unos 80 años, y que se denomina modelo dual. Vamos a ver que su aplicación directa supone considerar primeramente las condiciones sociales, económicas, educativas, culturales, empresariales, etc que son necesarias para que el sistema funcione de forma apropiada y proporcione los beneficos que se esperan.

Como se ve, se trata de un tema de gran complejidad por las connotaciones que entraña. De forma tradicional, Alemania, Austria, Suiza, etc vienen gozando de un nivel de paro juvenil bajo, y no parece que estas cifras de paro juvenil, fracaso escolar, abandono escolar temprano, etc, se deban solamente al sistema de formación profesional.

La F.P., por si sola, no crea empleo, aunque coopera a que el sistema productivo se más eficiente, y como resultado, se creen más empleos.

El modelo de F.P. dual alemán tiene elementos positivos, y goza de reconocimiento internacional, pero los empleos los genera la actividad económica. Este sistema funciona bién en Alemania porque el sistema económico general genera más oportunidades de empleo. Un detalle revelador: en Alemania, en plena crisis mundial, con una caída del PIB del 4 %, se ha seguido creando empleo.

El modelo económico alemán es muy potente, muy diversificado, con una proporción elevada de actividad de alta tecnología. Por el contario, el modelo español de actividades de bajo nivel tecnológico, bajo valor añadido y bajos requisitos de formación está agotado (ejemplo: la burbuja de la construcción).

Un rasgo fundamental del sistema dual es que depende en gran medida de las Empresas que ofrecen oportunidades de trabajo. En realidad, detrás del sistema de F.P. dual alemán hay todo un complejo sistema cultural, económico, empresarial, educativo, etc, que en España no existe.

En los países del Sur de Europa, los sistemas educativos preparan personas para que trabajen en el sistema productivo. Pero hay competencias que se adquieren mejor en el sistema productivo, en el propio puesto de trabajo. Esta característica se aprovecha mejor en el sistema de F.P. dual alemana, puesto que crea las condiciones apropiadas para complementar los conocimientos teóricos con la experiencia en la propia empresa.

Se están dando cambios en los paradigmas educativos, que nos hacen considerar de una forma diferente la formación que se da fuera del sistema educativo.

Hasta ahora, en España hemos considerado que la formación consistía en una transmisión de conocimientos, pero ahora vemos que hay que transmitir competencias. De aquí que veamos la necesidad de "aprender a aprender", "aprender haciendo".

Nuestro sistema actual de F.P. español transmite conocimientos, y después el alumno comienza a trabajar. Este sistema se puede mejorar si se consigue que el alumno entre en contacto con el entrorno empresasarial antes de lo que lo hace ahora.

El sistema de F.P. dual supone una fuerte implicación de las Empresas. En el sistema alemán, éstas soportan un 60-70 % de los costes de la formación, frente al 30-40 % del estado.

Por ello, no es aceptable decir que el sistema de F.P. dual vaya a resolver, por sí solo, los problemas del elevado paro juvenil en España, pues como hemos visto, es necesario abordar cambios profundos en los sistemas estructurales, culturales, de mentalidad, etc. Es preocupante que se quieran cambios en los sistemas educativos, pero sin modificar las bases culturales, económicas, empresariales, etc.

En España tenemos varios ejemplos de mala práctica de la legislación: la contratación temporal desincentiva la formación profesional, tanto para los estudiantes como para los empresarios.

El sistema de F.P. que se quiere implantar en España tiene dos modalidades: Educativo y para el Empleo

El sistema de F.P. Educativo no establece un vínculo laboral con la Empresa (no hay contrato laboral).

El sistema de F.P. para el Empleo se articula sobre el contrato de aprendizaje, (contenido formativo y laboral con remuneración), pero no queda claro que la empresa deba dar formación obligatoriamente. No obstante, hay otro supuesto en el que parece que la empresa sí va a dar la formación.

En España se puede dar otro problema adicional. En caso de que los alumnos tengan un bajo nivel formativo básico en materias generales, podrían tener un buen nivel profesional, pero un nivel insuficiente en temas generales.

Otro problema de orden práctico. La dimensión media de la empresas españolas es muy reducida, lo cual se podría resolver con la participación de las Cámaras de Comercio e Industria, que podrían ofrecer planes de formación a grupos de empresas pequeñas, pero en el plan ofical no se les ha incluído. En Alemania, son las Cámaras las responsables de asesoría, evaluación, planes de formación, etc (hay unos 3 millones de empresas agrupadas en 81 cámaras).

Como comentario final se puede decir que la F.P. dual alemana es un buen sistema, aunque sea mejorable. Pero exige una participación muy intensa de las propias empresas (agrupadas en las cámaras de comercio e industria) en términos de compromiso con el sistema, inversión, organización, evaluación de resultados, etc. Sin estas premisas el sistema no tiene capacidad para ofrecer resultados diferentes de los que tenemos con el sistema actual.