ADIOS, Y FELIZ VERANO

Una calle de Londres 

Hemos acabado este curso 2021-22 y lo hemos concluido con un Acto académico de clausura de curso el pasado día 16-junio en el que se reunió un numeroso grupo de socios que acabaron compartiendo un refrigerio y exteriorizando la alegría de poder disfrutar de  unos momentos de proximidad y convivencia que recordaban tiempos que parecían perdidos. Finalmente el 21-junio tuvimos una última reunión de trabajo con el conjunto del VOLUNTARIADO de la UPCM (Formadores, Colaboradores y miembros de la Junta Directiva), el grupo-motor de esta Universidad Popular, que es el que organiza, gestiona e impulsa el amplio espectro de actividades culturales y educativas que constituyen el núcleo de nuestro Proyecto y razón de ser. La reunión acabó con una comida de confraternización en un clima de camaradería y amistad que fue muy agradable compartir.

Finalizado todo ello, y ya con un pie en el comienzo del verano, podríamos deciros ADIOS, despedirnos hasta septiembre y desearos un FELIZ VERANO a todos los que nos seguís.

Pero nos gustaría haceros además partícipes de nuestro deseo de que este ADIOS no sea sólo para el transcurso del curso 2021-22 sino también para una etapa de la UPCM que quisiéramos dar por concluida y abrir un nuevo tiempo de cambio y renovación. Decíamos en el acto académico de clausura del curso que los últimos tiempos tenían un aire de TRANSICIÓN, de cierre de un período de difícil transcurso que ocupa los dos últimos años, y en el que hemos tenido que superar muchas dificultades para conseguir mantener a flote el proyecto de la UPCM, a pesar de la pandemia y sus serias consecuencias, y a pesar también de las dificultades internas que hemos tenido que superar. Tiempos de dificultades que deseamos dejar atrás y abrirnos a esta nueva etapa que comenzará con el próximo curso 2022-23.

Una NUEVA ETAPA en la que deseamos rescatar y mantener todo lo bueno que los 14 años de andadura de la UPCM nos ha ido dejando como poso de sabiduría práctica y dejar a un lado las negatividades y personalismos que han restado fuerza y claridad al proyecto único que constituye esta Universidad Popular. Una Asociación que tiene que seguir siendo ampliamente plural, con una fuerte implicación y participación de todos sus socios, abierta al entorno social en el que estamos inmersos, con voluntad de renovación permanente porque las personas tienen fecha de caducidad pero las instituciones deben permanecer pasando el testigo de unos a otros.

En esta NUEVA ETAPA debemos conseguir que efectivamente “la UPCM no sea de nadie en particular sino que sea propiedad de todos”; sobran por tanto los personalismos y debemos asentarnos sobre una fuerte organización más que en liderazgos fuertes; no deseamos tener clientes sino “partícipes”, personas que participen y aporten algo al proyecto común, aunque eso nos exija el esfuerzo de salir de nuestra habitual “zona de confort”, donde hacemos lo que siempre hemos hecho y por eso nos resulta agradable. Es un reto para conseguir enfrentarnos a las nuevas realidades que cada día nos incomodan y plantean nuevos problemas. Si no lo hacemos así, si no tenemos el ánimo y la voluntad de cambiar, nuestro futuro será probablemente breve y veremos cómo nuestro proyecto se diluye y acaba siendo una organización más, sin nada nuevo ni interesante que decirle y aportar a esta sociedad.

Feliz verano, y nos vemos en septiembre.