LA UPCM SOMOS TÚ Y YO

La UPCM es un espacio común donde enseñamos y aprendemos juntos, gratuitamente, y que comparte los saberes que pueda generar con la sociedad en la que se encuentra. Y con ese fin nos asociamos y unimos energías.

La UPCM no es un club, que desarrolla unas actividades apoyadas en las cuotas que periódicamente aportan sus socios. La UPCM no es una empresa, donde vendedores ofrecen unos bienes a los clientes, que los pueden adquirir, para obtener un beneficio.

Los socios de la UPCM nos agrupamos movidos por un afán de servir; porque todos podemos dar algo de nosotros mismos (tiempo, ánimo, capacidades, ideas, opiniones…); y por un afán de encontrar en los demás experiencias y saberes que mejoren nuestras vidas.

La UPCM no espera de nosotros que seamos especialistas de nada. Pero cada uno de nosotros siempre tiene algo que puede ser útil para otros. Y viceversa.

Todos damos y recibimos a la vez. Por ejemplo, quien da una charla recibe atención, interés, una interpretación inesperada de lo que creía y saber…; y quien recibe esa charla da su manera de entender y de vivir lo que se le ofrece.

Ser socio es muy diferente de ser cliente o afiliado. Puede ser este un momento adecuado para que nos preguntemos qué puede necesitar la UPCM de cada uno de nosotros, para permanecer viva y renovada. Y cuando nos respondamos, hagámoslo con corazón ensanchado y con amplitud de miras. No en términos de todo o nada: “Como no tengo todo de ninguna cosa, no doy nada. Me quedo en el papel de necesitado.” Podemos preguntarnos, más bien, qué es lo que necesita la UP de nosotros. Y tratar de dar una respuesta generosa. Nos hará bien a todos. Y, a su vez, quienes tienen alguna responsabilidad en la UPCM pueden esforzarse por transmitir de manera sencilla qué ayudas de los socios necesita para seguir viva. En ese diálogo surgirán respuestas que tal vez no hemos hallado hasta ahora.

En la UPCM todos somos necesarios y protagonistas. Con lo que cada uno es, sabe y puede.